Hello pottingers!

Lo primero: una disculpa.  Siento haber estado desaparecida tanto tiempo pero he tenido unos meses pelín ajetreados... pero ya estoy de vuelta en la vida normal y en el blog.

Y como lo prometido es deuda, hoy vengo con un tema pendiente que os debía desde hace tiempo.  ¿Os acordáis que hace muchas entradas os hablé de las extensiones de pestañas aquí?.  Y ¿os acordáis que os dije las ganas que tenía de ponérmelas?.  En ese momento, me frenó el precio, la falta de tiempo y el no tener una ocasión especial para encontrar la excusa y hacerlo, pero... este veranin me he decidido y por fin me las puse!!!
Ayyyy qué deciros, que estoy como loca, que me encantan y que no sé como no me las puse antes.

Al principio me asusté de ver el resultado porque el cambio es muy drástico pero tras un par de días de adaptación parecía que llevaba toda una vida con ellas.
Es sencillamente E-S-P-E-C-T-A-C-U-L-A-R.
Parece mentira que unos pelillos de nada puedan hacer tanto a la mirada.  

El proceso es largo y un poco pesado pero merece la pena totalmente.  En en mi caso duró 4 horas. La "puesta" depende de cada persona, dura más o menos en función de las pestañas naturales que se tengan.  Como yo de por sí ya tengo muchas pestañas y hay que poner una extensión en cada una de las pestañas naturales el tiempo es mayor pero el resultado también es mejor.
Si os decidís por poneros extensiones, preguntad en el centro por el tiempo que tardan en hacerlo.  Si os dicen que tardan 30 minutos o una hora no será un buen trabajo.  Si os cobran por nº de pelitos (que esto yo lo he visto por ahí) tampoco será un resultado profesional, además de ser carísimo.  Y sobre todo aseguraos que os ponen una extensión en cada una de vuestras pestañas porque si no es un fiasco.

Las extensiones de pestañas se quedan pegadas sobre la pestaña natural, sin dañarla, hasta que ésta última cae, cuando llega al final de su ciclo de vida.  Durante todo el tiempo que duran puedes hacer vida normal y te olvidarás de que las llevas puestas.  Podrás ir a la piscina, maquillarte, lavarte la cara, ir al gimnasio o lo que te apetezca. 

¿Cómo fue el proceso?

Os cuento un poquito cómo fue el momentazo.  

Lo primero es desmaquillar los párpados con un desmaquillante especial suave sin parabenos, colorantes y sobre todo sin aceite, enemigo acérrimo del pegamento quirúrgico que se usa para pegar las pestañas. 

Después se colocan unos parches en las pestañas inferiores para evitar que interfieran en la colocación de las extensiones y para poder ponerlas mejor.  En mi caso, cabe destacar que los parches fueron de colágeno lo que viene muy bien ya de paso para la piel alrededor de los ojos.

 Estas son mis pestañas naturales

Y después de la preparación previa viene "la puesta" que consiste en ir pegando cada extensión en cada una de nuestras pestañas naturales, desde la primera a la última sin dejar ni una.  Más largas en la parte externa del ojo y un poco más cortitas del centro al lagrimal.  Hay que pegar un pelito en un ojo y el mismo en el otro, ya que si se hiciera primero un ojo y al terminar se hiciera el otro no quedarían parejos.  De esta forma, al hacer los ojos a la par se consigue que queden igual.

Las extensiones varían de color, grosor y largura.  Pueden ser desde 8 mm hasta 14 mm y la forma varía mucho dependiendo de cuantas extensiones se coloquen de una u otra medida.  El resultado puede ser de lo más sofisticado a lo más natural. Hay tantas opciones posibles como clientes que se quieran poner las pestañas.  
Las mías fueron el modelo Betty Boop  divertidos

Después de 4 largas horas tumbada en la camilla con cojines varios en las lumbares y de ya no saber qué posición ponerme, por fin acabó el proceso y pude ver los resultados: impresionantes.  Olvídate de maquillaje, sombras, lápices o rimmel.  ¡¡¡Ya no lo necesitas!!!.  Como los ojos quedan tan cambiados y expresivos, parece que se necesite menos maquillaje, te levantas y con un toque de base y colorete ya puedo salir a la calle.  Jamás pensé que no me maquillaría los ojos pero es que aunque os parezca mentira, no hace falta

Al cabo de 3 o 4 semanas de la colocación, hay que hacer un retoque ya que las pestañas más viejitas para entonces se habrán caído y habrá que reponerlas y mientras tanto habrán nacido otras nuevas y habrá que pegarles una extensión a las pestañas babies.  Ya sabéis que el ciclo natural de las pestañas es de 28 días por lo que es lógico que estas se caigan (una pena).

Hace más de mes y medio que las llevo puestas y todavía las que me quedan, las tengo bonitas, y eso que no les he dado una buena vida este tiempo.

¿Qué cuidados hay que tener?

En las 12 horas siguientes a la colocación no hay que mojarlas (incluído llorar aunque os den ganas por la emoción), evitar el vapor de cocina, ducha, hamman, sauna... Yo os diría que si podéis aguantar 24 horas mejor.

Hay que cepillarlas por la mañana y por la noche con un cepillito especial para eliminar los enredos y para mantenerlas separadas y en perfectas condiciones.

Hay que desmaquillarlas siempre con un desmaquillante no graso y evitar todo contacto con algodón ya que las fibras se enredan y es dificilísimo quitarlas, os lo digo por experiencia propia.  Aquí incluyo también las toallitas desmaquillantes, porque también tienen fibras que se enredan a las pestañas.

Hay que evitar todo producto graso  (máscaras, lápices grasos, sombras en crema, lociones, desmaquillantes...) ya que es enemigo del pegamento y podría despegar las pestañas.  Esto es como todo, podéis ser estrictas en su cumplimiento, en cuyo caso os durarán más, o ser más laxas y de vez en cuando y sin abusar, usarlos.
Yo en mi caso, hace más de mes y medio que no uso máscara de pestañas porque no se necesita, pero sí que he usado alguna vez un eyeliner o sombras. 

Sólo comentaros que estoy encantada con el resultado, me las puse a principios de agosto y ya os digo que ojalá me las hubiera puesto antes.  Es más, cuando se me caigan me las volveré a poner porque me encanta cómo quedan y ya no me imagino sin ellas.  Sé que es un desembolso de dinero importante pero en mi caso compensa porque me veo mucho mejor y me he olvidado casi de maquillarme los ojos durante todo este tiempo.


El antes y el después..

 Como veis la diferencia es más que notable

¡Y estas son mis pestañazas!


Este tipo de extensiones están recomendadas para todo el mundo ya que tienen la máxima calidad y respetan a la pestaña natural.  Están pensadas para personas con pestañas cortas que le quieran dar más intensidad a su mirada, personas que por algún tratamiento médico como la quimioterapia las hayan perdido, o para mujeres que quieran sentirse más guapas al instante.  Estoy segura que nadie quedará indiferente y que os mirarán y no sabrán qué os pasa pero os verán más guapas.

Estas son fotos después del tercer retoque.  Son un horror de fotos porque están tomadas con la cámara secundaria del móvil y la calidad es muy mala, además no sé por qué pongo los ojos bizcos.  En cualquier caso  creo que os podréis hacer una idea...
La primera de ellas es con los ojos maquillados sólo en la línea de pestañas inferiores y la segunda sin nada de maquillaje, ya veis que no hace ninguna falta.






Mis extensiones son de la marca francesa Ose Group y estoy contentísima con el resultado, la calidad y la profesionalidad con las que me las puso Roxana en Essencia.


 

Sobra decir que no es un post patrocinado (ya sabéis que yo no juego en esa liga), pero si a alguna de vosotras le interesa y sois de Zaragoza, os recomiendo que vayáis a este centro para vuestras pestañas o cualquier otro tratamiento facial o corporal que necesitéis ya que son estupendas y megaprofesionales.


Essencia
Pº Sagasta 62 local 2
976365307


¿Os animáis con las extensiones?

Si es así por favor contadme experiencias y resultados.
Enlaces a esta entrada