Hello pottingers!

Esta entrada va a ser un poco más diferente que las demás, hoy os hablaré de los productos de cosmética asiática que en mi modesta opinión, no merecen la pena y no debéis comprar.
Espero no alargarme mucho porque tengo unos cuantos...

El primero de ellos y uno de los que más me ha decepcionado es el Avocado Rich Eye Balm de Skinfood.

Yo sé que es uno de los productos más buscados y venerados ya no sólo de la firma, sino en general dentro de la cosmética asiática.  Son muchas las gurús y bloggers que proclaman que es un producto fantástico ya que para muchas es un clon del Creamy Eye Treatment with Avocado de Kiehl´s pero para mí no es así y a mí no me ha funcionado.

Quizás es que tengo una edad que ya no es para usar este tipo de crema.  Es decir tengo 38 años y mi piel pide a gritos una crema de ojos no grasa (soy propensa a los milliums), hidratante pero sobre todo con un efecto antiarrugas o antiedad.  Y ésta es sólo una crema hidratante sin más que quizás sea más adecuada para pieles más jóvenes.
Para mí además, es demasiado consistente, yo busco más otras texturas más ligeras (no gel) y que se absorban mejor ya que a mi piel le cuesta bebersela.  Pero por contra, no me hidrata lo suficiente y al cabo de unas horas se marcan mis arruguitas y es como si expulsara el corrector.  
Por otro lado, la crema es como una especie de mantequilla, así que en verano es relativamente fácil de aplicar porque el calor hace que se derrita, pero en invierno se solidifica y no hay forma de meter el dedo en el tarrito y aplicar una pequeña cantidad.  Hay que conformarse con tomar un pegote y con ligeros golpecitos intentar que el contorno lo absorba, y os aseguro que no es fácil.


A favor hay que decir que el precio es muy económico (aprox. 10€) y que la cantidad son 30 gr. de producto frente a los 15 gr. que suelen contener otros contornos de ojos.  Ultimamente es difícil de encontrar porque está muy demandado y el precio ha subido bastante, así que ya sabéis si os decidís a probarlo...

El siguiente producto que NO recomiendo es Pure Brightener Seikisho de Kose.

 
Pese a que la marca japonesa Kose es una de las mejores en la cosmética japonesa, yo no he acertado con sus productos y eso que he probado varios.  La marca siempre me ha llamado mucho la atención desde que la conocí hace unos años, sobre todo porque cuenta con una línea llamada "medicated". En Japón hay una categoría de productos denominada medicated, que equivaldría a algo así como "cosmecéuticos" o dermocosmética (mezcla de medicamento+cosmético). En occidente esto no ocurre pero en Japón esto está regulado y cuando una empresa utiliza algún ingrediente cosmético con eficacia demostrada en estudios el Ministerio de Salud de Japón caracteriza al producto como "cuasi-drugs" o "medicated".

Esta mascarilla de Kose promete una doble acción, por un lado realizar una limpieza profunda eliminando impurezas y revitalizando la piel opaca, y por otro lado es un gel exfoliante con un ligero efecto calor que elimina completamente las impurezas de los poros otorgando a la piel un efecto iluminador.
Este gel se calienta al entrar en contacto con la piel para abrir los poros y tonificar la piel y pasa del negro al gris lo que indica que se ha completado la acción exfoliante.
Me compré esta mascarilla porque se trata de un tratamiento de limpieza profunda con los beneficios del masaje para eliminar la suciedad y el exceso de sebo de los poros, y porque está pensada para pieles normales a grasas.


 

Pues bien, a mí no me hace efecto... La línea Seikisho es excelente y la marca más pero este producto a mí no me funciona en absoluto.  No me gustan los peelings encimáticos (prefiero los scrub, es decir, con gránulos) y este pese a que tiene un efecto calor agradable, no es nada efectiva, yo no noto la piel más limpia ni más luminosa.

Otro producto que no recomiendo aunque sea el último cosmético que quede en la faz de la tierra es el Under My Skin Goodbye Sebum Primer de Baviphat.




Me compré este producto con muchas ganas porque hubo un tiempo en el que sólo usaba BB Creams y como ya sabeis, pretender mantener intacto el maquillaje durante más de 6 horas sólo con una BB Cream (por mucho que esté destinada a una piel grasa) es imposible.  O yo por lo menos no lo he conseguido...
Así que me dediqué a buscar diferentes primers dentro de la amplísima gama de la cosmética asiática porque muchos de ellos están pensados para usar bajo una BB Cream, y uno de los que elegí fue éste.  Tengo que decir que también usé otros, como por ejemplo el Missha M BB Boomer Primer, y tampoco me gustó nada de nada.
Baviphat tiene 2 tipos de primers, éste del que os hablo que es especial para piel grasa, y el Under My Skin Moisturizing Primer que es para pieles normales a secas.

El Primer de Baviphat promete un control total de la grasa y de otorgar a la piel un aspecto sedoso, minimizar los poros y hacer que la piel permanezca mate durante horas.  Está pensada para pieles mixtas y grasas y además de mantener la piel libre de brillos, también oculta poros y finas lineas de expresión. Así que ya os imaginaréis que con estas promesas, yo tenía que probarlo.
Se trata de un gel denso y semi transparente con un perfume muy muy ligero.  Se aplica, como todos los primers, antes del maquillaje y después de la crema hidratante.  Hay que dejarlo secar y a continuación aplicar la base o BB Cream.



Mi experiencia con este producto es nula, no funciona en absoluto.  Ni controla los brillos, ni hace que el maquillaje dure más tiempo, ni deja la piel sedosa como otros primers.  En conclusión, no sirve para nada.   Es más, a mí me daba la sensación que debido a su consistencia pringosa y densa, aún me duraba menos el maquillaje y se me derretía antes la cara.  En mi caso, es un absoluto desastre y fue tirar el dinero. Lo único bueno que tiene es su formato con dispensador que hace salir la cantidad exacta de producto, por lo demás, nada destacable, es más, está casi entero y se ha ido directo a la basura.
La verdad es que no he tenido suerte con ninguno de los primers de cosmética asiática que he probado, no me ha gustado ninguno.

Otro producto que os desaconsejo comprar es el Kiss Me Japan Heroine Smooth Liquid Eyeliner.


   

De nuevo compré este eyeliner por las buenas críticas que tenía entre bloggers ya que es uno de los top ventas, así que no me lo pensé.  Adoro los eyeliners en rotulador y con trazo fino (este es de 0.1 mm) ya que creo que en este formato, por muy torpe que se sea siempre se obtiene un buen resultado.



Se trata de un producto japonés que promete ser resistente al calor, a la grasa del párpado, lágrimas y estar inalterable durante todo el día. Además, como ya os he comentado, el pincel  es muy fino por lo que permite introducir el trazo entre las pestañas y hacer así la línea más definida.  
Pues bien, en lo que a trazo fino estoy de acuerdo, pero no así con su durabilidad.  A mí no me dura intacto ni 2 horas.  Cuando me dibujo el rabillo, éste de desvanece al cabo de las pocas horas, y lo mismo pasa con el trazo cerca del lagrimal.  La línea se va borrando a lo largo del día y acabas por tener una línea difusa y desdibujada que hace muy feo el ojo.




















Por contra tengo que decir que sí que es verdad que el trazo es muy fino y que es muy fácil de utilizar pero creo que hay mejores opciones en el mercado por el mismo precio, como por ejemplo el 2-in-1 Lash Boosting Eyeliner + Serum de Physicians Formula. Este sí que es un producto excelente, en breve os hablaré de él.

Otro producto de la misma gama que no recomiendo es el Lioele Brush-pen Eyeliner.


 Compré este producto en un viaje, en una de las tiendas de Sasa.  Son un paraíso para las amantes de la cosmética asiática con miles de productos y marcas que no llegan a Europa, y una de las dependientas me lo recomendó al solicitarle un eyeliner negro negrísimo, resistente y fácil de aplicar.
Como ya os he comentado, me encantan los eyeliner de trazo fino, en formato de rotulador y con un intenso color negro, y éste parecía el candidato perfecto pero... no es así.
No hay que quitarle méritos, el trazo es finísimo y es facilísimo de utilizar pero su duración es mala y al intentar repasar la línea, el propio pincel se lleva el dibujo.  Además se seca bastante rápido por lo que en apenas 2 meses no tendréis ya producto.  Insisto, hay opciones mejores por los 10€ que cuesta.
De este, siento decir que no tengo fotos porque las he perdido en la inmensidad de mi ordenador, sorry...

Uffff, ya me he explayado bastante, creo que me ha quedado un post larguísimo y no dudéis que habrá una segunda parte porque me han quedado otros productos en el tintero que en ningún caso recomiendo.
Espero que os gusten este otro tipo de entradas de cosmética asiática.

¿Me contáis algún producto asiático que NO recomendéis?



Enlaces a esta entrada